News, Escogí el mejor oficio del mundo. ¡Soy periodista! No me canso de leer la frase de Ryszard Kapuscinski, “las malas personas no pueden ser buenos periodistas”... Y es que me permite comprobar que he elegido la profesión correcta. Amo y disfruto mi carrera. Al repasar ciertas plumas que mezclan sus debilidades humanas con el trabajo cotidiano confirmo la veracidad a esa expresión, porque nada es más saludable que estar en paz para llevar un mensaje claro y preciso, si en realidad como periodistas, “somos la voz del mundo” y el equilibrio de las democracias. Mi madre dice que desde muy niña tenía pasión por la comunicación, que hice algunas travesuras y que también me llevé uno que otros elogios. Como le agradezco que me dejara ser y que no me impusiera hacia dónde dirigir mi camino. Lo que me ha servido para tener un criterio claro de que la vida es un reportaje. ¡Sí! Porque es un trabajo diario basado en los hechos que vivimos. Nosotros somos los responsables de darle forma, le agregamos datos y le ponemos imágenes. La profundidad en la que vivimos nos permite identificar el tipo de investigación que merece nuestra existencia. Es un compromiso único el desarrollar un estilo, que se vuelve garante de la historia que queremos escribir y en la fuente en la que nos queremos publicar. Es después de muchos altibajos que la experiencia nos dirá cuando borrar, donde poner un asterisco, subrayar o tachar. Usar comillas o negritas, poner un punto y aparte o un punto final, pero sobre todo sabremos cuando dejar una página en blanco y continuarÖ
¡La vida es un reportaje! Que se construye poco a poco y nos da la oportunidad de crecer, madurar y aportarÖ Yo elegí la vida que quiero vivir. Saberlo me ha costado, porque he tenido que dejar cosas importantes en el camino. He aprendido a no rendirme, aunque haciendo lo que me gusta ponga en riesgo mi vida. Eso es parte del paquete. Lo que sí he hecho es luchar contra mis miedos y tener valor para enfrentar cualquier situación profesional que se me presente. Soy un ser humano que va mucho más allá de un título profesional. Voy tras mis objetivos competitivos importantes para progresar a nivel personal. Este trabajo me ha me ha dado la satisfacción necesaria de lo bien hecho y de hacer lo que me gusta, lo que me ha  permitido compensar cuando siento que aporto a mejorar nuestra sociedad a través de mi forma de pensar expuestas en este espacio o a través de los programas de  televisión donde laboro. Recibo un trofeo, cuando un ciudadano se identifica con nuestra posición y lo expresa a través de una sonrisa o un comentario; es esa la actitud que alimenta nuestra alma y hace empatía con las necesidades comunes de todos los dominicanos. ¡Simple motivación para seguir!
Pongo atención cuando recibo una crítica, una mala mirada, no porque eso me frene, sino que me permite el autoanálisis para avanzar.
No seré la mejor, pero la vida me ha enseñado que el éxito está en la constancia de vivir y hacer lo que nos gusta. Simplemente cada día trato de ser justa, libre y directa, sin olvidar las creencias bajo las que fui formada.
¡Soy periodista! 
Saber más:


 
Top