.

News, El presidente estadounidense, Donald Trump, advertirá esta semana a su homólogo chino, Xi Jinping, de que "se ha agotado el tiempo" para ser pacientes con Corea del Norte y que Estados Unidos tiene ahora "todas las opciones sobre la mesa" para presionar a Pyongyang, con o sin el apoyo de Pekín.
Así lo aseguró hoy un alto funcionario de la Casa Blanca en una conferencia de prensa sobre la visita de Xi, quien se reunirá este jueves y viernes con Trump en el club privado del mandatario estadounidense, Mar-a-Lago, en West Palm Beach (Florida).
"El tiempo se ha agotado, y para nosotros todas las opciones están sobre la mesa", aseguró el funcionario, que pidió el anonimato.
Trump afirmó en una entrevista con el diario The Financial Times, que está "totalmente" dispuesto a actuar unilateralmente frente a las amenazas de Pyongyang, al asegurar que "si China no va a resolver (el problema de) Corea del Norte, nosotros lo haremos".
Se espera, por tanto, que Trump presione a Xi durante su encuentro para que China adopte una posición más dura ante Corea del Norte, algo que Washington considera "urgente".
"Nos habría encantado que Corea del Norte se hubiera sumado a la comunidad internacional. Se les ha dado esa oportunidad en distintos diálogos a lo largo de cuatro Administraciones (estadounidenses)", aseguró el funcionario, al subrayar que "se ha agotado el tiempo" para continuar pacientemente con ese tipo de gestiones.
En concreto, Washington espera que Pekín "implemente estrictamente las sanciones y resoluciones de la ONU" contra Corea del Norte, dado que alrededor del "90 por ciento" del comercio exterior de esa nación se produce con China, según la fuente.
"A veces escuchamos que puede haber disminuido la influencia política de China sobre Corea del Norte. Pero claramente, su capacidad de presionarles económicamente no ha disminuido", agregó.
El funcionario no precisó qué hará Trump si China no cambia su postura y se limitó a indicar que el líder estadounidense "enviará una señal clara" a su homólogo sobre el tema.
La visita de Xi durará "24 horas" y tendrá una primera parte más informal el jueves por la tarde, cuando mantendrá una cena con Trump y las esposas de ambos, y un componente formal el viernes por la mañana, con varias reuniones y un almuerzo de trabajo.
Se espera que, además de hablar de Corea del Norte, Trump plantee el tema de la falta de equilibrio en la balanza comercial entre Estados Unidos y China.
"Queremos reducir las barreras sistémicas de comercio e inversión que ellos han creado y que desequilibran las condiciones de competencia para las empresas estadounidenses", dijo un segundo funcionario de la Casa Blanca, que no quiso aclarar si Trump planteará el tema de la manipulación de divisas por parte de China.
Trump ya adelantó, en su entrevista con el Financial Times, que "todavía" no quiere "hablar sobre aranceles", algo que "quizá ocurra la próxima vez" que se encuentre con Xi.
Saber más:


 
Top